Observatorio OPES- USACH establece brecha negativa entre pagos fiscales por gratuidad y aranceles reales que cobran UES adscritas al sistema

30 de mayo de 2021 - 22:52 hrs.


Víctor Salas

El Observatorio de Políticas Públicas en Educación Superior, OPPES-USACH,  elaboró una minuta, la número 16 (https://fae.usach.cl/fae/index.php?option=com_content&view=article&id=279), denominada Pagos Fiscales por Gratuidad y su impacto en ingresos de pregrado de las instituciones de educación superior de Chile”, en la cual se analizan los efectos presupuestarios observados en las instituciones de educación superior que están adscritas a Gratuidad, cuyos resultados son:

La instalación de la gratuidad en la educación superior chilena desde 2016, constituyó un gran avance en el derecho a la educación de los y las jóvenes del país. En 2018 fueron 341.084 los estudiantes beneficiados con gratuidad (27,02% del total de estudiantes en ES). En 2020 los beneficiados son 395.171, de una matrícula total de 1.221.017 alumnos en educación superior, subiendo levemente la gratuidad, a 32,36%, porcentaje todavía bajo frente a la pretensión de hacer que la gratuidad sea universal en ES. La mayor parte de sus beneficiados están en las universidades CRUCH (47,41%, en 2018).

Esta Minuta, del Observatorio OPPES-USACH, establece que en las instituciones adscritas a gratuidad existe una brecha negativa entre los pagos fiscales por gratuidad y los aranceles reales que cobran estas instituciones. Las pocas universidades privadas adscritas a gratuidad, son las más afectadas en su presupuesto por este nuevo sistema de ayudas estudiantiles estatales, con un impacto de -11,23% en 2018, mientras que las universidades CRUCH, igualmente son afectadas en sus ingresos por aranceles de pregrado, pero sólo en -2,85%. Son los altos aranceles los que explican la brecha por gratuidad, ello ocurre en 5 de las 6 instituciones con mayor brecha y solo en una de ellas, el factor relevante es el número de alumnos con gratuidad. En definitiva, se observa que el Estado, en general, paga “aranceles reales por gratuidad” más bajo que los aranceles reales que cobran las IES, lo que tenderá a generar brechas de ingresos por aranceles de pregrado en las instituciones adscritas a este beneficio. Luego, la existencia de esta brecha por gratuidad debería ser tomada en cuenta en la fijación del nuevo arancel regulado para el pago de esta ayuda estudiantil estatal.

Minuta 16