FUTURO DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR

Movilidad Social: Una realidad de las Universidades Regionales

Alberto Martínez, el 09 de febrero de 2021 - 15:56 hrs.


La educación en Chile sigue siendo uno de los de temas que más preocupa por su complejidad y, desde distintas miradas y sensibilidades, se ha buscado desatar el nudo de la desigualdad social que impide que cientos de jóvenes en todo el país cumplan sus anhelos.

Así las universidades regionales, como la Universidad Arturo Prat, enfrentadas a esta problemática han sido y son instituciones que tratan de equiparar estas diferencias multidimensionales, abocadas a cumplir con la tarea de hacer docencia con calidad y humanizada, investigación y vinculación con los territorios.
Ello, porque sabemos que solamente entregándoles a los estudiantes de contextos vulnerables una educación integral, tendrán la posibilidad cierta de acceder a movilidad social, tanto para ellos como para sus familias.

La UNAP tiene claro que reducir la desigualdad es un trabajo complejo y con muchos protagonistas, quienes unidos ya sea desde el mundo público o privado, deberemos trabajar por generar políticas públicas que apoyen a las nuevas generaciones, desde la infancia en enseñanza pre básica hasta la educación superior.

En ese contexto, hemos vivido y luchado por una serie de cambios y realizado mejoras en el último tiempo, que incluyen recursos financieros hasta la eliminación de brechas que segregan a los estudiantes.

Asimismo, nuestra Universidad a través de sus distintas modalidades, ha tratado de paliar esta desigualdad y responder de manera urgente a las necesidades de diversos segmentos de la población, producto de lo cual en la actualidad el 80% de los estudiantes tiene algún tipo de beneficio. En la actualidad la UNAP entrega alternativas de formación mediante las carreras de pregrado, carreras técnicas y carreras de continuidad de estudios y postgrados, formando en todos los ámbitos capital humano avanzado para las regiones.

De esta manera, quienes ingresan a nuestra institución regional, estatal y de zona extrema, forman parte de una Universidad cuyo modelo educativo está centrado en el estudiante y sus necesidades, potenciando y fortaleciendo su proceso formativo.

Así con un perfil propio del Unapino o Unapina, considerando como sello la integralidad y humanización de la docencia, cada uno de los que forman parte de nuestra comunidad trabajan para que los procesos de formación no continúen arrastrando visiones estereotipadas en nuestro estudiantado.

En ese marco, conceptos como diversidad sexual e inclusión educativa son vitales por lo que estamos trabajando para ser capaces de construir estrategias que reconozcan y redefinan nuestra enseñanza en aspectos claves como el género, la construcción de identidad, el prejuicio, los derechos humanos, la inclusión educativa, el ser ciudadano y la diversidad.

Así estamos fortaleciendo que nuestros y nuestras estudiantes, sin importar el tipo de carrera, vean y sientan que reciben una formación integral donde nuestras aulas son espacios de respeto, compromiso y aceptación hacia los otros y las otras, promoviendo la equidad en las oportunidades de aprendizaje, todo dentro de un clima de aceptación y respeto.