CIENCIA Y TECNOLOGÍA

La transformación digital en tiempos de Covid-19 ¿Cómo Ayudar?

Renato Sepúlveda, el 24 de agosto de 2020 - 16:31 hrs.


Cada vez surgen más evidencias de que el Covid-19 ha acelerado los cambios en la digitalización de organizaciones de todo el mundo. Desde la Medicina a los Servicios Públicos, desde la Salud a los recursos naturales y por cierto la Educación Superior, más y más organizaciones están utilizando una mayor proporción de herramientas digitales y planeando reforzar su importancia en sus organizaciones. La pandemia ha acercado al presente, escenarios de transformación que pensábamos eran del futuro, haciendo posible, además, brindar servicios y realizar múltiples procesos que en los modelos más tradicionales eran imposibles de lograr.

Sin la ayuda de las tecnologías es probable que los contagios, las muertes y la escasez de alimentos en esta terrible crisis sanitaria hubieran sido aún mayores. Este hecho ha validado a las tecnologías ante diversas audiencias y ha hecho pensar a muchos en apostar aún más grande por ellas. Así, el mundo post pandemia será mucho más digital en casi todas las actividades humanas.

Las organizaciones que ya hayan realizado la transformación digital serán más ágiles, más productivas, y tendrán mayores formas de servir a sus usuarios y clientes que las que no lo hayan hecho, generando de esta forma una brecha relevante entre las organizaciones líderes y las que no lo sean en cada actividad humana. Pero si no se ha comenzado, es un buen momento para partir o acelerar (Blackburn, LaBerge, O’Toole, and Schneider, april 2020; “Digital Strategy in a Time of Crisis; Mckinsey Digital”).

Aunque la crisis ha golpeado muy fuerte la salud de muchas personas, a veces hasta ver la partida de un ser querido, y también en lo económico, acarreando desempleo, pobreza y otras calamidades, las organizaciones son permanentes y junto con ayudar a las personas afectadas, deben pensar paralelamente en su permanencia hacia el futuro, para cumplir la misión para la cual fueron creadas. En este sentido, acelerar las transformaciones digitales en las organizaciones en tiempo de crisis puede ser una buena opción para no quedarse atrás en el mundo post-crisis, manteniéndose vigentes e influyentes. A veces el actual modo crisis puede también ayudar a aunar voluntades y a veces a conseguir recursos para lograrlo y obtener algo bueno dentro de esta desgracia.

Por otra parte, una de las características de la actual Cuarta Revolución Industrial es que las fronteras tradicionales entre una industria y otra son más difusas que antes y por ende es posible que los servicios prestados tradicionalmente por un tipo de organización, sea ahora brindado también por organizaciones que tradicionalmente se consideraban de otra industria, lo cual hace aún más pertinente hacer esta transformación.

Algunas ideas que pueden ayudar a los líderes de las organizaciones a avanzar en los cambios que se requieren son las siguientes:

a) Establecer (o mejorar) las metas de digitalización de la organización. La actual pandemia ha demostrado que las organizaciones pueden
realizar esfuerzos impensados, como por ejemplo conectar a todos sus profesores, trabajadores y a sus estudiantes. Esto hace pensar que se
puede aspirar a metas aún mayores para aprovechar las tecnologías para aportar al propósito de cada organización. La consultora global
Mckinsey dice “sea irrazonablemente ambicioso” (“The seven traits of effective digital Enterprise”).

b) Comunicar y buscar alianzas. Cada vez es más fácil conocer las ventajas en la reducción de los tiempos, en brindar nuevos servicios y en
mejorar la eficiencia de los procesos, que pueden aportar las tecnologías. Que los líderes de las organizaciones conozcan estas ventajas y
las comuniquen a sus equipos y organizaciones, es una actitud que puede penetrar profundamente en la mente y en el corazón de las personas,
sumándolas a los cambios requeridos.

c) Conocer qué está haciendo otro tipo de organizaciones en materia digital, eventualmente de otras industrias, para tomar lecciones que
puedan ser aplicadas en la propia organización. Aunque puede haber muchas evidencias de lo diferente que resultan empresas con diversos
objetivos, existen muchas ideas de otras actividades/industrias que ya han transformado su modelo de organización a lo digital que pueden
ser consideradas ya que buena parte de las tecnologías pueden ocuparse transversalmente en diversas actividades.

d) Atraer talento o personas con experiencia digital desde otras organizaciones. Dado que toma tiempo formar personas en modelos de negocio
digital, es posible incorporar temporal o permanentemente personas que conozcan los diversos procesos digitales para acelerar la
transformación interna. Las empresas líderes con frecuencia miran a otras industrias para atraer talento digital, porque entienden que se
requiere de estas capacidades por sobre la experiencia en los procesos tradicionales al contratar nuevos talentos para tener éxito, al
menos en las primeras etapas de la transformación. De igual modo, es posible que las mejores personas en gestión de productos digitales o
diseño de experiencias de usuario no trabajen en su industria, lo que no es un obstáculo para contratarlos, empoderarlos debidamente y
formar equipo con las personas que ya vienen trabajando. Mckinsey (“The seven traits of effective digital Enterprise”) dice “Es posible que
las mejores personas en gestión de productos digitales no trabajen en su industria. Contrátelos de todos modos”.

e) Enfoque global u holístico. La transformación digital de una organización no puede aplicarse sólo a una porción de la organización, sino
que debe involucrar todas sus actividades. Lo anterior es sin perjuicio de que el plan que se elabore considere áreas por donde partir la
transformación, que serán seguidas por las demás áreas, hasta completar toda la organización.

La transformación digital de las organizaciones comienza con una revisión integral de su estrategia y de los modelos operacional y
financiero para adecuarlos a esta nueva realidad. De esta forma se logra que todas las áreas dentro de una misma organización sean parte
del mismo plan y logren la misma intensidad de digitalización.

f) Acortar los tiempos de los procesos. La toma de decisiones rápida es fundamental en un entorno digital. Los ciclos de largos procesos y
toma de decisiones pausadas son cosa del pasado. Las organizaciones deben pasar a un ciclo de entrega y mejora continua de procesos,
adoptando métodos como el desarrollo ágil, respaldados por análisis de big data, para aumentar el ritmo de los servicios. La mejora
continua de procesos requiere también de experimentación continua, para responder a los actuales tiempos.

g) Atreverse a hacer los cambios y a jugarse a fondo por una cultura digital. Las organizaciones que ya han iniciado el camino de la
transformación sin duda han tenido que enfrentar estrés y a veces algún trabajo adicional. Pero estarán mucho mejor preparadas para el
futuro que aquellas organizaciones que tienen menos avances en materia de transformación digital.

Liderar en un mundo digital consiste en crear una cultura que fomente no sólo el uso de herramientas digitales ya existentes, sino la innovación y experimentación continua. Se trata además de establecer un ambiente colaborativo y donde se puedan escuchar las voces de todas las personas. Para ello se requiere, el cultivo de un entorno abierto y de mucha confianza entre los miembros de la organización.