Función formativa de la educación superior

Autores
María Elisa Zenteno
Función formativa de la educación superior

Uno de los principios fundantes de AEQUALIS es la generación de un espacio de diálogo sobre la educación superior que al menos en sus inicios, privilegiaría la perspectiva de los estudiantes, privilegiando por tanto la función formativa de la educación superior. Se inició así, durante 2011, una conversación intensa, continuada hasta hoy. En ella se han abordado –entre otros– temas de equidad, acceso, permanencia, logros y resultados; calidad de la educación superior y los mecanismos para su aseguramiento; la arquitectura de la educación superior, considerando instituciones, títulos e instancias de formación; el desarrollo regional y el rol de la educación superior. En el curso de esta conversación surgió la necesidad de generar una suerte de mapa de la educación superior, en dos dimensiones: la de las instituciones y la de los estudiantes, intentando identificar, por una parte, quienes son los que acceden a la educación superior – muy distintos a los estudiantes tradicionales que todavía están impresos en nuestra percepción de la educación superior, y por otra, dónde se están formando: qué instituciones, con qué características, con qué resultados. Estos y otros antecedentes, recogidos en un conjunto significativo de libros y artículos, condujeron al diseño de las prioridades de análisis para el bienio 2014-2015: la función formativa de la educación superior como su tarea fundamental. En efecto, sin desmerecer el rol crucial que tienen las universidades en el desarrollo científico y tecnológico de la región latinoamericana, tenemos la convicción de que la esencia de la educación superior se juega en su función de formar a jóvenes y adultos, que confían en este proceso como un mecanismo privilegiado de aprendizaje, de inserción social y de mejora de sus condiciones de vida.