Liderazgo en el tiempo de COVID-19: Reflexiones de líderes de la Educación Superior Latinoamericana

Reflexión de líderes LA sobre ES en COVID 19

Daniel Samoilovich

En la crisis global generada por la pandemia de COVID-19, estamos presenciando un impulso en el papel de los expertos. La ciencia está determinando las decisiones de política pública. Al mismo tiempo, los líderes en todos los ámbitos navegan la tormenta, en todos los niveles. Las reflexiones de algunos líderes de educación superior en América Latina, recogidos en este artículo, sugieren algunas instrucciones esenciales para la alta gerencia de la educación superior.

El cambio comienza con la creación de un sentido de urgencia. Definitivamente no hay necesidad de urgencia en la crisis actual. Están surgiendo desafíos de gestión: garantizar la continuidad de Clases; poner a disposición recursos educativos en formato digital; obtención de recursos para hospitales universitarios; movilizando grupos de investigación capaces de entregar potencialmente contribuciones relevantes; dar entrevistas a la prensa, sin mencionar discusiones con gobiernos sobre regulaciones sobre educación a distancia, o con sindicatos de docentes, que no siempre estamos a favor de la transición digital debido a su impacto en las condiciones de trabajo. Tal acumulación de dificultades hace sentir a los rectores - en palabras de uno de ellos – estar "atropellados por la realidad".

Este será un período de experimentación en todos los sentidos. Será importante cambiar la mentalidad propia y, más allá de la crisis, identificar oportunidades. Durante la emergencia, los rectores y sus equipos deben adoptar una actitud de "probar y aprender", estar listos para reconocer qué funciona y qué no funciona y se adapta rápidamente, y en el proceso, también buscar oportunidades para que las universidades contribuyan a las comunidades y organizaciones en su vecindad. Esto les proporcionará una fuente adicional de legitimidad.

¿Qué impacto tendrá la crisis en la educación superior?

Con gran urgencia, las universidades están migrando sus cursos en línea. Para que esto tenga éxito, es necesario un esfuerzo masivo de capacitación docente, como lo demuestra la enorme popularidad del curso "Adaptando mi clase a un entorno virtual sin sucumbir en el Intento ", organizado por Columbus en colaboración con las universidades miembros. Básicamente, Se destacan dos actitudes con respecto a la transición a las modalidades digitales, una reactiva, la otra proactiva. Las instituciones más avanzadas son capaces de monitorear la implementación de los nuevos programas, resolver las dificultades en la provisión de cursos en línea y abordar las preguntas relacionadas con la evaluación de los resultados del aprendizaje. A corto plazo, especialmente en América Latina, la equidad de oportunidades es un aspecto crucial de la transición: Las modalidades remotas crean dificultades para los estudiantes en áreas con conectividad limitada. Esta también muestra la necesidad de una mayor responsabilidad de los poderes públicos.

Continuar con las actividades académicas implica movilizar recursos y buena voluntad. "Hay un compromiso inicial y entusiasmo entre la mayoría ", dice otro rector," pero lo que se necesita ahora es una pedagogía ‘anticíclica’. Mantenerse motivado será la clave". En el mediano plazo, ¿cuánto afectará la transición actual a los modelos de enseñanza-aprendizaje cuando la crisis haya terminado? El valor de la educación presencial seguramente será reevaluado. Habrá docentes y estudiantes que estarán encantados de volver a los tradicionales cursos de aula. Pero, sin lugar a dudas, el aula virtual está adquiriendo una nueva legitimidad.

Aunque todavía no sabemos cuánto cambiará en la organización de la academia en las actividades, es probable que la crisis actual tenga un profundo impacto estructural en la educación superior.

Investigación e innovación: Escasez de fondos y expectativas sociales.

La responsabilidad social de las universidades se materializa en una rica combinación de enseñanza, investigación y contribuciones sociales. Según Dolly Montoya, presidenta de la Universidad Nacional de Colombia, “es importante mostrar la participación activa de las universidades en el acompañamiento y orientación de los gobiernos, y ayudarlos a tomar las medidas correctas en el momento adecuado. La Universidad Nacional ha organizado think tanks en todas las áreas de conocimiento, listas para comenzar a trabajar en la evaluación y el aprendizaje de esta crisis para ayudar a dar forma a la política pública cuando todo esto se haya superado. Sabemos que el mundo no será el mismo".

La previsible crisis económica tendrá un impacto en el financiamiento. Las actividades de investigación y desarrollo tendrán que competir por los escasos recursos con otros sectores públicos, mientras que aumentarán las expectativas con respecto a su impacto económico y social. Se deberá considerar las nuevas políticas nacionales y los mecanismos institucionales para la orientación futura de estas actividades y se deberá identificar las áreas de investigación estratégica.

"Difícil toma de decisiones en tiempos turbulentos

como los que estamos pasando requiere una

reflexión sobre dicha toma de decisiones"

 

Establecimiento de estructuras para la toma de decisiones consensuada y efectiva.

Dos días después de enviar un mensaje a toda la comunidad académica sobre el sostenimiento de las actividades académicas, el rector de una conocida universidad en Brasil recibió una

carta abierta del sindicato de docentes. Debido a su impacto potencial en las condiciones de trabajo, el sindicato expresó objeciones contra el llamado del rector. El debate lo dirigió un grupo de académicos y expertos, reunidos por el Grupo de Cartagena, para escribir un manifiesto sobre "Educación superior ante la crisis del coronavirus". La crisis llama a fortalecer el liderazgo. Sin embargo, un liderazgo más fuerte requiere mayor transparencia.

La toma de decisiones difíciles en tiempos turbulentos como los que estamos atravesando requiere una reflexión sobre la toma de decisiones.

Las universidades tienen sus órganos estatutarios regulares: cuerpos de gobierno, juntas  administrativas, consejos académicos, etc. Sin pasarlos por alto, ágiles y multifuncionales equipos con objetivos claros y un propósito común, pueden contribuir a generar confianza y tomar decisiones en línea con las prioridades institucionales. Esta crisis puede dar la oportunidad de probar formas de gobernanza compartida que integren gerentes, líderes académicos y personal administrativo en un proceso de evaluación de los puntos de vista de todos los interesados ​​involucrados al definir los cursos de acción.

Creando un sentido de comunidad y liderando desde la distancia

Para garantizar el bienestar físico y mental de los estudiantes y profesores, es necesario mantener un sentido de comunidad y propósito común. En la comunidad, el individuo “está en casa." La comunidad protege, preserva y respeta a las personas. Toma en cuenta las necesidades de las personas, incluidas las emocionales. Los fundamentos de una cultura solidaria son un propósito común y objetivos unificados. Si bien los objetivos varían a nivel de la comunidad académica, abordando problemas comunes que surgen durante esta crisis y compartiendo también experiencias comunes, pueden contribuir a construir una comunidad en un momento de distanciamiento social.

Los líderes necesitan energizar a toda la comunidad universitaria estableciendo una dirección clara y comunicándola de manera efectiva. Presentar una visión clara y ofrecer una visión realista. La perspectiva puede tener un poderoso efecto sobre la motivación en toda la organización. Es importante que los líderes inspiren y dirijan sus departamentos administrativos en su trabajo diario, mientras físicamente están separados. Una forma de hacerlo es aumentar los niveles de interacción. En esta emergencia, es aconsejable reunir un equipo de gestión de crisis para apoyar al rector en la toma de decisiones reactivas y proactivas.

A medida que la universidad vuelva a la normalidad, deberán incorporarse nuevas rutinas en una "nueva normalidad", aprovechando las estructuras, la cultura, los procesos y la tecnología desarrollados durante el período de emergencia, combinando formas presenciales y remotas de trabajo.

Daniel Samoilovich

es director ejecutivo de la Columbus Association.

Correo electrónico: columbusnet@hotmail.com.

Una versión extendida de este artículo está disponible en

https://www.columbus-web.org/en/