COVID-19 y la responsabilidad ética de las universidades

Responsabilidad ética en universidades y Covid 19

 

University Worl News

Christoph Stückelberger   11 de abril de 2020

La emergencia global de la pandemia de COVID-19 nos confronta a todos con situaciones impredecibles y disruptivas que han cambiado nuestras vidas cotidianas, economías, decisiones políticas y universidades. Se han realizado cambios importantes en términos de enseñanza en línea y horarios de admisión y examen, y han suscitado discusiones sobre cómo podría ser un panorama universitario posterior al coronavirus.

En medio de toda la incertidumbre y la conmoción, las universidades están obligadas a apegarse a sus valores básicos y responsabilidades éticas, lo que les da a los académicos un sentido de dirección y credibilidad. Los siguientes 10 problemas éticos son válidos en todos los continentes y sistemas políticos, de acuerdo con nuestra red global de ética Globethics.red.

Ética bajo órdenes de emergencia

Las órdenes de emergencia, que se han utilizado en muchos países por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, han sido necesarias y otorgan poderes mucho mayores a los gobiernos en esta guerra global contra un enemigo común, un virus.

Las fronteras están cerradas, las personas deben quedarse en sus hogares en 'autoaislamiento' y muchas compañías y algunas universidades pueden colapsar si la ayuda financiera de los gobiernos no se proporciona muy pronto. Valores como la solidaridad se practican de manera impresionante. La emergencia no significa que la ética sea anulada y deshabilitada. Por el contrario, se necesitan más que nunca.

Líderes con integridad académica.

Las universidades y los académicos son vistos como voces creíbles e independientes. Tal integridad académica es aún más importante en situaciones de emergencia. Los virólogos son las nuevas estrellas con sus análisis. Los investigadores trabajan las 24 horas sobre vacunas y otras soluciones; pero las ciencias sociales y todas las demás disciplinas son necesarias ahora para mantener la integridad académica.

Es probable que la presión para emitir certificados manipulados o permitir que los estudiantes aprueben los exámenes aumente bajo las reglas de emergencia debido a fuertes presiones financieras en todos los niveles. Las situaciones extraordinarias necesitan soluciones flexibles en términos de tareas, fechas de admisión, horarios académicos, exámenes y publicaciones.

La probabilidad de que los estudiantes pierdan un semestre puede ser inevitable en algunos países, pero, incluso en situaciones tan extraordinarias, debe mantenerse la integridad académica de los maestros, estudiantes, investigadores y el liderazgo universitario. La pandemia muestra la importancia crucial y la necesidad de líderes con integridad, sirviendo honestamente a las personas con el poder confiado en ellos y no sirviendo principalmente a sus propios intereses políticos o económicos.

Igualdad de trato

La enseñanza en línea es una solución inteligente y muy necesaria. Muchas universidades han desarrollado soluciones creativas a corto plazo, pero las quejas sobre la desigualdad educativa, especialmente en los países en desarrollo, están aumentando. La igualdad total puede no ser posible ya que las condiciones tecnológicas varían demasiado, pero se deben hacer todos los esfuerzos posibles para promover la igualdad de trato.

La veracidad en una infodemia

'Hechos, no miedo' es un mensaje clave de nuestros gobiernos. Nosotros, como académicos, somos contribuyentes cruciales al diálogo fáctico y debemos resistir la presión ideológica. Después de la crisis y, a veces, en medio de ella, los políticos tienen la tentación de reinterpretar los hechos y reescribir la historia para demostrar que han tomado las decisiones correctas en el momento adecuado para obtener los mejores resultados para su país.

Resistiendo las teorías de conspiración

La incertidumbre, la falta de información y / o interés político a menudo conducen a todo tipo de teorías de conspiración como ha sido el caso en la historia. Por ejemplo, durante la Peste Negra o la Gran Plaga del siglo XIV, que mató a muchos millones de personas, los judíos fueron objeto de chivos expiatorios con falsas afirmaciones de que habían comenzado envenenando pozos. Se produjeron violentos ataques contra comunidades judías y miles de judíos fueron asesinados.

Las teorías de conspiración circulan cada vez más en las redes sociales durante esta pandemia. Algunos ven el virus como un arma biológica de una de las superpotencias que supuestamente buscan destruir otras superpotencias (los abogados en los Estados Unidos han lanzado una demanda colectiva contra China que busca una indemnización de 20 billones de dólares por los daños causados ​​en los Estados Unidos); otros culpan a la tecnología 5G; otros ven a algunas poblaciones o grupos étnicos como inmunes al coronavirus.

El comportamiento académico ético significa resistir las teorías de conspiración a través de una cuidadosa investigación científica independiente. Las teorías de conspiración pueden conducir a la persecución de grupos políticos, étnicos y religiosos.

Creación de carácter y autosuficiencia.

El trabajo a domicilio, el autoaislamiento y la comunicación exclusivamente en línea son experiencias muy difíciles y se harán más difíciles con las extensiones probables en los próximos meses. Muestran que la fuerza social, emocional y mental son tan necesarias como la capacidad intelectual. El desarrollo del carácter y la autosuficiencia se están convirtiendo en una parte cada vez más importante de la educación académica.

La ética de la deuda

La turbulencia económica extrema causada por la pandemia también conducirá a desafíos financieros muy serios para los estudiantes y las instituciones de educación superior. La ética financiera posterior al coronavirus traerá la necesidad de revisar críticamente el nivel de endeudamiento académico individual e institucional. Los encargados de la toma de decisiones políticas y económicas deberán contribuir a soluciones innovadoras para reducir y compartir la carga de estos efectos económicos.

Globalización equilibrada

La movilidad de los estudiantes se ha reducido y el proteccionismo nacional ha aumentado como resultado de la pandemia. La globalización anterior a COVID-19 era vulnerable debido a su interconectividad. Las restricciones de viaje y comercio muestran que no podemos depender únicamente de una economía global; También necesitamos cadenas de suministros locales y regionales. Por otro lado, el mundo cibernético y la conectividad a Internet ofrecen formas de adaptarse rápidamente a nuevas situaciones.

Aprendamos de esta pandemia cómo lograr un equilibrio saludable entre las economías globalizadas y localizadas. El trabajo académico debe estar conectado globalmente, pero de manera sostenible. La pandemia también confirma el papel clave de las instituciones multilaterales como la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero también las instituciones y redes académicas multilaterales.

Las religiones importan

La mayoría de los humanos se describirían a sí mismos en cierta medida como religiosos y sus valores y ética provienen de su fe. La parte religiosa de la existencia debe integrarse en el mundo académico, con objetividad científica y apertura.

Los fundamentalismos religiosos y los falsos profetas (de negación, trivialización o exageración apocalíptica de la pandemia) deben abordarse para dar respuestas éticas sólidas, posiblemente informadas por la religión, a los desafíos actuales.

Solidaridad y velocidad al abordar los ODS

Esta pandemia muestra que la humanidad puede mantenerse unida, a pesar del interés nacional justificado, y actuar con rapidez y determinación. Estas características a menudo faltan cuando se enfrentan otras amenazas globales.

El cambio climático es un proceso tan dramático como la pandemia, que costará aún más vidas, pero está ocurriendo a un ritmo más lento y, por lo tanto, falta la voluntad política para actuar a tiempo. Millones de niños mueren de hambre cada año y debido a la falta de agua limpia, ¿por qué no actuar con la misma determinación y velocidad cuando se trata de la acción climática y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)?

Se han aprobado miles de millones de dólares en cuestión de días para apoyar a las víctimas de la pandemia y estabilizar la economía. ¿Por qué no para lograr los ODS?

El profesor Dr. Christoph Stückelberger es presidente y fundador de Globethics.net , una red global sobre ética con un enfoque en la ética en la educación superior, con sede en Ginebra, Suiza. También es profesor visitante de ética en Nigeria, China, Rusia y el Reino Unido.

VER DOCUMENTO ORIGINAL